Marca España: mercado de mujeres y bebés

Autora: Ana Trejo Pulido

Mujer, madre y feminista, extremeña, licenciada en C.C. P.P. y Sociología, experta en Divulgación y Cultura Científica. Creadora de “Stop Vientres de Alquiler” y del blog “El Nido en la Plaza”.


Urge derrocar esta cultura patriarcal para que las mujeres y las criaturas dejemos de ser vistas como propiedad de los hombres. Es necesario impulsar políticas socioeconómicas que protejan la infancia y a las madres, como ocurre en otros países europeos y acabar con la pobreza infantil y de las mujeres que son mayoritariamente las que están a cargo de las familias monomarentales, y que son los principales colectivos que están sufriendo las consecuencias de esta crisis perpetua que azota nuestro país; y serán las principales víctimas de la práctica de los vientres de alquiler. Sigue leyendo “Marca España: mercado de mujeres y bebés”

Estudio: Children Born Through Reproductive Donation: A Longitudinal Study of Psychological Adjustment (2013)

Background

Parenting and children’s adjustment were examined in 30 surrogacy families, 31 egg donation families, 35 donor insemination families, and 53 natural conception families.

Methods

Parenting was assessed at age 3 by a standardized interview designed to assess quality of parenting and by questionnaire measures of anxiety, depression and marital quality. Children’s adjustment was assessed at ages 3, 7 and 10 using the Strengths and Difficulties Questionnaire (SDQ).
Results

Although children born through reproductive donation obtained SDQ scores within the normal range, surrogacy children showed higher levels of adjustment difficulties at age 7 than children conceived by gamete donation. Mothers who had kept their child’s origins secret showed elevated levels of distress. However, maternal distress had a more negative impact on children who were aware of their origins.
Conclusions

The absence of a gestational connection to the mother may be more problematic for children than the absence of a genetic link.

Descargar estudio

Vientres de alquiler: proveedoras de hijos y fluidos para la élite

Autora: Cristina Fallarás
redaccion@lamarea.com

Este artículo está incluido en #LaMarea49

La marca británica The Licktators comercializa un helado de leche materna. Según reza su campaña promocional: para que sepas “cuán deliciosa es la leche materna, sea cual sea tu edad”. La empresa Ambrosia Labs Milk, con sede en Utah (EEUU), dirige una clínica en Phnom Penh, capital de Camboya, donde se exprime a las madres para importar la leche de sus senos hasta Estados Unidos. La firma se ufana de ser la primera compañía norteamericana en importar leche materna humana desde el extranjero. “Compra leche segura para tu bebé” es uno de sus más populares reclamos. Sigue leyendo “Vientres de alquiler: proveedoras de hijos y fluidos para la élite”

Maternidad subrogada: vosotras parís, nosotros decidimos

Autora: Patricia Merino, autora de ‘Maternidad, Igualdad y Fraternidad’

Una de las pulsiones del patriarcado es su voluntad de apropiarse de la capacidad procreadora de las mujeres. La subrogación (ya sea comercial o no) se vale siempre de dos opresiones estructurales básicas en el patriarcado: la precariedad y la subyugación interiorizada por las mujeres.

En el programa ‘En el punto de mira’, sobre vientres de alquiler en Ucrania, se entrevista a una joven pareja española que va a tener descendencia gracias a una madre de alquiler ucraniana. Los muy competitivos precios de este país han puesto la subrogación al alcance de la clase media (del total de 40 – 50.000 euros que pagan las familias de intención, los investigadores del programa no logran averiguar la cifra exacta de lo que recibe la mujer gestante, pero es bastante menos de los 8.000 € por criatura que aparecen anunciados en la prensa ucraniana como cebo para las mujeres). La joven madre contratante española de 26 años muestra una minúscula camiseta de un equipo de futbol para el bebé y dice: “Cuando empiezas un proceso así siempre te entran ganas de comprar cosas”. Sigue leyendo “Maternidad subrogada: vosotras parís, nosotros decidimos”

El altruismo en los vientres de alquiler no existe: Canadá y Reino Unido confirman la teoría

Autor: Ander Cortázar

Canadá y Reino Unido, ejemplos de que el altruismo en los vientres de alquiler no existe

El hecho de que en Canadá se permita, únicamente, la gestación subrogada (¿eufemismo?) con fines altruistas hace que el número de candidatas a gestante sea muy escaso. Es una afirmación que hace Babygest, la revista española especializada en vientres de alquiler y referencia para aquellos que quieren ser padres por esta vía. La consecuencia: miles de canadienses buscan ‘hijos’ en el extranjero. Sigue leyendo “El altruismo en los vientres de alquiler no existe: Canadá y Reino Unido confirman la teoría”

Vientres de alquiler: violación del derecho a la salud materna y primal.

Autora: Ana Trejo Pulido

Mujer, madre y feminista, extremeña, licenciada en C.C. P.P. y Sociología, experta en Divulgación y Cultura Científica. Creadora de “Stop Vientres de Alquiler” y del blog “El Nido en la Plaza”.


Introducción

Como mujer, hija, madre y feminista no tendría mucho que decir ante esta barbaridad de los vientres de alquiler que nos están metiendo por los ojos como un problema de actualidad, cuando los problemas reales de la maternidad son otros, son los que vivimos las mujeres que somos madres, o las que no los somos, porque no queremos, o porque queremos y no podemos en este mundo horrible que hemos construido. El problema de la maternidad desde luego no es el de los ricos que quieren comprar criaturas.

No diría mucho sobre este tema, más que, igual que no se mata, no se viola, no se agrede… no se pueden comprar niños y no se puede explotar sexual-reproductivamente a las mujeres para satisfacer yo que sé qué deseos, porque ¿acaso a esta mierda se le puede llamar deseo de paternidad/maternidad?, ¿dónde se quebró ese deseo de paternidad/maternidad convirtiéndose en algo que implica el ejercicio de la violencia sobre el origen de la vida?

El deseo legítimo de tener criaturas se quebró seguramente en el mismo espacio oscuro de la (des)humanidad, dónde el deseo y el placer sexual quedó enterrado bajo la pulsión de dominación, subyugación, violencia.

Las mujeres no parimos “algo”, parimos a “alguien”. Puedes comprar algo, pero no puedes comprar a “alguien”. Punto.

Diría sólo esto, pero para una charla puede quedar corto, por eso, para las Jornadas organizadas por la Red Feminista de Extremadura en las que participé el pasado 18 de junio, preparé una argumentación más extensa contra la práctica de los vientres de alquiler apoyándome en el trabajo de personas cuyas aportaciones a este debate me han “tocado” el alma, y que además se asientan sobre una profunda reflexión, así como sobre la evidencia científica en torno a la gestación y al parto. Cosas que las madres ya sabemos o intuimos.

He tratado de dar un enfoque centrado en destacar, el valor del origen materno de la vida, sobre el que creo somos todos muy ignorantes como sociedad; y la vulneración del derecho a la salud maternal y primal que implica esta práctica. Derechos que por cierto, en general, también ignoramos, por lo que es tremendamente fácil que asumamos como legítima una violencia para otros, que ya asumimos para nosotras mismas y nuestras criaturas.

6 de julio de 2017.


Reflexionaré sobre los vientres de alquiler centrándome en las consecuencias de esta práctica en la salud y el bienestar de las mujeres y los bebés; y por tanto, en la salud y bienestar de la humanidad. Analizaré tres cuestiones fundamentales ligadas a la maternidad subrogada y su impacto en la salud; entendida la salud desde una perspectiva amplia, como un estado completo de bienestar físico, mental y social:

  • La cosificación y mercantilización de las mujeres y los bebés así gestados.
  • La explotación sexual reproductiva de las mujeres gestantes.
  • La violación del derecho a la salud sexual y reproductiva de las mujeres, y la violación del derecho a la salud primal de las criaturas.

Sigue leyendo “Vientres de alquiler: violación del derecho a la salud materna y primal.”