Crítica al informe publicado por GIRE en el que se aboga por la regulación de los vientres de alquiler.

México es uno de los puntos rojos para la mafia tecnoreproductiva. Los lobbies pro vientre de alquiler están haciendo su trabajo con intesidad y como muestra, tenemos el último informe publicado por GIRE (Grupo de Información de Reproducción Asistida de México): “Gestación Subrogada en México. Resultados de una mala regulación”, donde abogan por la regulación de esta práctica.

En Stop Vientres de Alquiler estamos en contra de la regulación de los vientres de alquiler y como en el caso de la prostitución, abogamos por su abolición, porque por muchas garantías que le quieran dar a la “gestación subrogada”, y aún adornada de todas las buenas prácticas de las que hacen gala la industria tecno-reproductiva y sus palmerxs, lo cierto es que esta práctica vulnera los derechos humanos de las criaturas y de las madres, y supone una violación del derecho a la salud primal y a la salud materna, tratando a las criaturas como productos de lujo con control de calidad y a las mujeres, como vientres enajenados de sí, alienados, explotados y disponibles para satisfacer el capricho de paternidad/maternidad de terceros.

La compañera Lizette Sarahí analiza este informe y desmonta las mentiras y manipulaciones de dicho documento del que ya os hemos compartido algunos extractos en la página de Facebook: Stop Vientres de Alquiler.

Compartimos este análisis, junto a un vídeo muy ilustrativo de las compañeras de No a la Explotación Reproductiva que nos llega, junto al análisis crítico de Sarahí, a través de la amiga Laura Lecuona González.

Si siempre ha sido necesario un movimiento internacional feminista, en el caso de la explotación sexual reproductiva es aún más necesario, y no hay otra salida que la lucha por la abolición de esta práctica aberrante.


Aquí la reflexión de Lizette Sarahí sobre el informe “Gestación Subrogada en México. Resultados de una mala regulación” (GIRE)

“Haciendo un análisis del discurso de Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) titulado “Gestación Subrogada en México. Resultados de una mala regulación” (2017) sobre la regulación de la maternidad subrogada, es fácil – para quienes hemos estudiado el tema – percatarse de que se pretende tergiversar la información y convencer a la opinión pública mediante un discurso que dice proteger derechos humanos, pero no es así, lo cual demostramos con los siguientes puntos de análisis:

1.- Elige el término “gestación subrogada” que invisilibiza la mercantilización del cuerpo de la mujer, en lugar de uno que la evidencia “renta de úteros”.

2.- Hace mención de que hay detractores del tema pero no menciona las razones de esos detractores, queriendo hacer ver a las posturas en contra como basadas en “estereotipos de género y prejuicios acerca de la maternidad, la gestación y la capacidad de las mujeres para tomar decisiones (lo cual) es una medida inadecuada para proteger a las partes de los abusos más comunes” sin ofrecer argumentos válidos, por lo que nos enfrentamos a un argumento de autoridad, máxime cuando Marta Lamas – como supuesta referente del feminismo – figura como una de las asesoras.

3.- Un poco de estudio del tema nos permitiría ver la verdadera colisión que tiene la regulación permisiva de la maternidad subrogada con los derechos humanos de las mujeres, y llegamos a la determinación de que la maternidad subrogada en sí misma es contraria a la dignidad humana (no sólo de las mujeres sino de los niños/as por encargo) y sólo de forma mañosa puede señalarse como un verdadero ejercicio de autonomía de las mujeres. De igual manera, es absurdo que GIRE señale que como la práctica se viene dando, esté regulada o no, esto es razón para regularla permisivamente, lo que llevaría al extremo de que prácticas ilícitas en donde el Estado no pueda garantizar derechos humanos, por este motivo se vuelvan lícitas (ridículo y peligroso).

4.- La experiencia internacional ha probado que la regulación de la maternidad subrogada coloca a las madres gestantes en estado de vulnerabilidad, máxime cuando la contraparte tiene todas las posibilidades económicas y de poder para imponer su supuesto derecho a decidir sobre el cuerpo de las mujeres (porque en la práctica así es: que si fuma, que si toma, que si tiene relaciones sexuales con su pareja, que si el hijo/a viene con malformación y quieren que aborte). Un análisis del perfil socieconómico de los participantes en el contrato nos hará ver que no hay igualdad de circunstancias y que si las hubiera, no habría contrato.

En el informe de GIRE se recurrió al análisis “comparado” pero refirió únicamente a aquellos países permiten la gestación subrogada en alguna de sus modalidades, sin embargo, dolosamente se omitió a las legislaciones que son prohibitivas como las de Alemania y España; en estos países podemos encontrar los informes de sus respectivos comités de bioética que fueron contundentes en las razones para decidir prohibir esta práctica en atención a la dignidad tanto de la mujer gestante como de los propios niños/as producto del contrato de subrogación.

5.- Coincidimos con la visión de la dignidad humana de Kant “el hombre es un fin en sí mismo, no un medio para usos de otros individuos, lo que lo convertiría en una cosa” preocupa pensar que tal cual dice la frase, sólo el hombre (sexo masculino) sea el que verdaderamente tiene esa posibilidad de autodeterminarse y de erigirse por encima de los caprichos sociales, esperamos que la frase sea extensiva hacia las mujeres, vivencialmente extensiva, si es así, nos queda claro que la maternidad subrogada no debe regularse, tanto en su modalidad gratuita como onerosa, ya que la mujer se convierte en una depositaria (vasija, incubadora) es decir, la mujer se convierte en un objeto para el beneficio de otros.

6.- No se conoce ningún contrato análogo en la actualidad (porque los contratos de esclavitud, al menos, legalmente no están permitidos) que sea lícito, ya que los derechos humanos (aquellos que tienen como cúspide a la dignidad humana y no al sistema capitalista) no lo permitirían. Sólo pueden encontrarse situaciones análogas en los delitos de trata y en la prostitución; sin embargo, los riesgos físicos y psíquicos que implica este contrato y la intromisión en la vida y decisiones de quien sea madre gestante, hacen que se convierta en una modalidad sui generis, que definitivamente transgrede la dignidad de la mujer y por tal motivo, no debe permitirse.

7.- Preocupa que los debates actuales de derechos humanos sean a tal grado manipulables que intereses económicos evidentes coloquen ciertos discursos como válidos o de menos, viables. El informe de GIRE es clarísimo en sus intenciones: No sólo para nacionales sino también para extranjeros (caso contrario, sería discriminatorio) y además, con la posibilidad de que participen empresas subrogantes (que son las que se llevan buena parte del lucro del negocio de renta de úteros).

8.- No nos cabe duda que GIRE no es una asociación que persiga fines feministas y nos animamos a decir que ni siquiera de protección de los derechos sexuales y reproductivos de la mujer. Están queriendo colocar un falso y mañoso discurso de protección de derechos humanos, pasando por inadvertida la clara cosificación de las mujeres.

En lugar de impulsar políticas públicas para el empoderamiento económico de las mujeres, GIRE pretende hablar de autodeterminación de las mujeres, cuando sabe perfectamente que el aborto no pasa, que hay mujeres encarceladas por abortos espontáneos, y que las mujeres que participan en contratos de subrogación no es por un gusto o autodeterminación real, jamás saldrán de su miseria por más que alquilen su vientre cinco veces, pero que sí colocará a perfiles de mujeres especialmente vulnerables, en un riesgo físico, psíquico y legal de por lo menos nueve meses.

Repito las palabras de Kant “el hombre es un fin en sí mismo, no un medio para usos de otros individuos, lo que lo convertiría en una cosa”. Por si hace falta decirlo: la mujer también debe ser tratada y respetada como un fin en sí mismo, no un medio para la satisfacción de los deseos de quienes en este sistema de cosas tienen los mecanismos jurídicos, políticos y económicos necesarios para que sus deseos sean tratados como derechos.”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s