Hasta los andares

Autora: @Omnia_Somnia

De nuestros cuerpos, de nuestras capacidades sexuales y reproductivas, se aprovecha todo, hasta los andares.

No puedo evitar que me venga a la mente un refrán de todas y todos conocido a la vista de lo que está haciendo GIRE (Grupo de Información en Reproducción Elegida), una organización mexicana sin fines de lucro nacida en 1992 con el fin de promover y defender los derechos reproductivos de las mujeres en el marco de los DDHH, poniendo especial y prioritario acento en la demanda de una práctica legal y segura del aborto, un derecho de las mujeres que, sin embargo, se ve confrontado a un sinfín de cortapisas dependiendo de cada Estado.

GIRE, con 25 años de vida desde su creación, sigue trabajando en seis temas prioritarios: aborto seguro, violencia obstétrica, vida laboral, muerte materna, anticoncepción, al tiempo que introduce la defensa del derecho a la reproducción asistida, proporcionando su acceso… y, oh! sorpresa, de unos años acá, también se posiciona abiertamente por la regulación de los vientres de alquiler en un marco normativo federal para todo el país (la ‘gestación subrogada’ sólo está actualmente regulada en los Estados de Tabasco y Sinaloa). Y según el propio GIRE, lo hace con el fin de poner coto a los resultados de una mala regulación y con una aparente perspectiva de derechos humanos equidistante y neutral entre las partes involucradas: mujeres gestantes, niñas y niños y padres/madres intencionales.

A riesgo de resultar maliciosa, me pregunto si se puede pasar por alto que todas estas prácticas involucran a clínicas y profesionales que obtienen buenos rendimientos de ellas, aunque a nadie se le escapa que el sector de la infertilidad es uno de los más fértiles de este siglo XXI.

Para rematar el cuadro, hay que ir a los orígenes de GIRE, donde nos encontramos a Marta Lamas como cofundadora, feminista pro regulación del “trabajo sexual”, y a Isabel Fulda, a Regina Tamés…, que ocupan en la actualidad cargos en la dirección y que lo mismo reivindican la justa e inaplazable despenalización del aborto que la regulación de los vientres de alquiler y de la prostitución como “usufructo del cuerpo”. ¿Y el porno? El porno también, como “arte crítico de los roles y los estereotipos sexuales”. Faltaría más!

Por eso me viene el refrán a la mente, porque tratándose de los cuerpos de las mujeres también se aprovecha todo, hasta los andares. Y ese aprovechamiento lo promueven quienes dicen defender nuestros derechos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s