Stop Vientres de Alquiler se suma a la petición del Collectif pour le Respect de la Personne dirigida a la Conferencia de La Haya

Con 83 Miembros (82 Estados y la Unión Europea) de todos los continentes, la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado es una organización intergubernamental de carácter mundial que elabora instrumentos jurídicos multilaterales que responden a necesidades mundiales, al tiempo que garantiza su seguimiento.

Del 6 al 9 de febrero de 2018 se reúne el grupo de expertos de la Conferencia de la Haya sobre la legislación de parentesco/subrogación. En 2012, el informe preliminar del proyecto afirmó que “los acuerdos de procreación para otros datan incluso del tiempo de la Biblia”, estableciendo así una continuidad entre la violación de mujeres esclavas en la antigüedad y la práctica contemporánea. Desde marzo de 2015, el grupo de expertos ha estado trabajando para lograr una regulación internacional de esta práctica conocida como “subrogación” (o “subrogación”, GPA).

Por este motivo el Collectif pour le Respect de la Personne  (Collectif CoRP) junto a otras 22 organizaciones no gubernamentales, de ocho países diferentes y dos redes internacionales, entre las que se encuentra No Somos Vasijas (España), han expresado a La Conferencia de la Haya su firme oposición a la maternidad subrogada a través de una comunicado hecho público en su web el pasado 5 de febrero: https://collectif-corp.com/2018/02/05/hague-conference-press-release/

Desde Stop Vientres de Alquiler hemos traducido el comunicado y nos sumamos a esta petición que hemos enviado a la Conferencia de La Haya.

Os compartimos el comunicado, adaptado con el permiso del Collectif CoRP:

The Hague Conference on Private International Law

The « Parentage/Surrogacy Project »

Intervention of a Grouping of Human Rights Non-Governmental Organizations

In March 2015, the Collectif CoRP sent to the permanent Bureau a contribution showing that surrogacy is contrary to international human rights law and proposing the creation within the UN of a Convention on the International Abolition of Surrogacy.  They also requested to be consulted as part of the current work of the HCCH, in order to represent the views of civil society.

Since their contribution has not been taken into account so far, Stop Vientres de Alquiler, joining the request made by Collectif CoRP and other  22 NGO from 8 countries and 2 international networks , ask for their arguments to be considered by the Experts’ Group on Parentage / Surrogacy.

Stop Vientres de Alquiler (Stop Wombs for Rent) is a feminist Spanish civil society group that was born in April of 2017 and it is based on a community of more than four thousand people through social media networks. We aim to promote dissemination, knowledge and create social awareness about this form of violence against women and children.

We ask for a radical change of perspective in the way the issue of surrogate motherhood is dealt with, and we therefore, join the other organizations mentioned above in their request.

Surrogacy is a huge market of several billion dollars, entirely built on the ownership of the female body and on the transformation of children into commodities. It is not a reproductive technology (technically, it is nothing more than in vitro fertilization) but an exploitative social practice, which has to be abolished.

From a legal point of view, we would like to draw to the attention of the Experts’ Group the blatant contradiction between the mechanisms at stake in surrogacy and the core principles of the Hague Convention on Intercountry Adoption. In order to prevent the trafficking and buying of reproductive capacities, Article 4 of this Convention provides, as a fundamental rule, that the consent of the birth parents, in particular the consent of the mother, can only be given after the birth of the child (prohibition of prior arrangements and of any planned  abandonment of the child), and cannot been obtained through payment or compensation of any kind. However, the existence of such arrangements and financial compensations are a core component of surrogacy: the price of the service provided by the mother, and therefore the price of the child to be born, is the object of a preliminary agreement. There is hence a blatant contradiction between surrogacy and the philosophy underlying the Convention on Intercountry Adoption, a contradiction which cannot be covered up by any legal or semantic artifice. The Hague Conference cannot, without being inconsistent, encourage on the one hand what it rightfully opposes on the other hand.

Moreover, surrogacy contradicts many international conventions on the protection of human rights, e.g. the International Convention on the Rights of the  Child and the Convention on the Elimination of Discrimination against Women, as demonstrated in the study enclosed / attached.

Surrogacy is the sale of a child, in the meaning of the Additional Protocol to the Convention on the Rights of the Child. This protocol defines the sale of children as follows: “Sale of children means any act or transaction whereby a child is transferred by any person or group of persons to another for remuneration or any other consideration ».

Such a transaction is precisely at the core of surrogacy, which is based on the giving away of the child by the mother to the clients, in exchange for remuneration or “compensation”. This payment has been previously agreed upon (even in countries where commercial surrogacy is officially forbidden) in the form of a compensation for vaguely defined expenses or “loss of remuneration”. The object of this commercial exchange is not only the pregnancy or delivery, it is the child itself, whose maternal parentage is transferred to the commissioning parents. Whatever ways language is deployed to artificially cover up this reality,  it cannot be concealed.

We also invite the Experts, and more widely the Member States, to see beyond the apparent neutrality of legal terminology, and become aware of the extreme violence of a system in which women from poor or humble backgrounds, in order to fulfil pre-arranged contracts, renounce not only the faculty of making their own decisions concerning their health (which they jeopardize), but also lose any real capacity of changing their minds and being recognised as the mothers of the children they have borne for nine months and have given birth to. And this, either  because of anticipated filiation in application of the law or the contract (as is done in California), or because of the preference given to commissioning parents by courts, despite laws officially requiring the surrogate mother’s consent after the birth (as is the case in the United Kingdom). Surrogacy is then not merely programmed  abandonment, but in many cases forced abandonment. The mother—the woman who has borne the child—is nothing more than a uterus. Such takeover of an individual’s life and body has not been seen since the abolition of slavery.

This is something more and more countries are coming to understand: having fallen prey to this new traffic, and faced on their own territories the horror of this exploitation of the poor to the profit of rich Westerners, they have decided to forbid surrogacy unconditionally (Thailand for commercial surrogacy, Cambodia), or at least to ban it for foreigners (India, Nepal, Mexico).

This is why we reiterate our call to the members of the Experts’ Group of the Hague International Conference, to whom we ask:

  1. to renounce working on any instrument which would tend to organise surrogate motherhood internationally or would favour mutual recognition in this domain;
  2. to recognize the necessity of a Convention on the Abolition of Surrogacy, similar to what was done against slavery and practices analogous to slavery with the Conventions of 1926 and 1956, and to recommend that the Member States of the Conference engage in this direction within the United Nations, which is the relevant organisation in this respect.

Signatory organization: Stop Vientres de Alquiler (Stop Wombs for Rent): https://stopvientresdealquiler.wordpress.com

Location and date: Spain, 08/02/2018


Versión en español:

Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado

« Proyecto Parentesco/ Subrogación »

Intervención de una Agrupación de Organizaciones No Gubernamentales de Derechos Humanos.

En marzo de 2015, el Collectif CoRP envió a la Oficina Permanente una contribución mostrando que la subrogación es contraria a la legislación internacional de derechos humanos y propusieron la creación, dentro de la ONU, de una Convención Internacional para la Abolición de la Subrogación. También solicitaron ser consultados como parte del actual trabajo de la Conferencia de La Haya, con el fin de representar la perspectiva de la sociedad civil.

Dado que esta contribución no se ha tenido en cuenta por el Grupo de Expertos en Paternidad/Subrogacióngrupo hasta ahora, Stop Vientres de Alquiler, uniéndose a la solicitud hecha por Collectif CoRP y otras 22 ONG de 8 países y 2 redes internacionales, solicita que dicho grupo de expertos tenga en cuenta los agrumentos presentados.

Stop Vientres de Alquiler es un colectivo feminista que nació en abril de 2017 y que se articula en una comunidad de más de cuatro mil personas a través de las redes sociales. Nuestro objetivo es promover la difusión, el conocimiento y crear conciencia social sobre esta forma de violencia contra mujeres, niñas y niños.

Pedimos al grupo de expertos un cambio radical de perspectiva en la forma en que se trata el tema de la maternidad subrogada, y por lo tanto, nos unimos a las otras organizaciones mencionadas anteriormente en su solicitud.

La subrogación es un enorme mercado de varios miles de millones, enteramente construido  sobre la propiedad del cuerpo de las mujeres y la transformación de las criaturas en objetos de consumo. No es una tecnología de reproducción (técnicamente, para el proceso no se utiliza más que una fertilización in vitro), sino una práctica de explotación social que tiene que ser abolida.

Desde un punto de vista jurídico, quisiéramos llamar la atención del Grupo de Expertos sobre la contradicción flagrante entre los mecanismos en juego en la maternidad subrogada y los principios fundamentales del Convenio de La Haya sobre Adopción Internacional. Con el fin de evitar el tráfico y la compra de las capacidades reproductivas, el artículo 4 del presente Convenio establece, como norma fundamental, que el consentimiento de los padres biológicos, en particular el consentimiento de la madre, sólo puede darse después del nacimiento de la criatura (prohibición de acuerdos previos y de cualquier abandono planificado de las y los s menores), y dicho consentimiento no puede obtenerse mediante el pago o compensación de ningún tipo. Sin embargo, la existencia de tales acuerdos y compensaciones económicas son el componente básico de la maternidad subrogada: el precio del servicio prestado por la madre, y por lo tanto el precio del bebé nacido, es el objeto de un acuerdo preliminar. Existe por lo tanto una contradicción flagrante entre la subrogación y la filosofía subyacente en la Convención sobre Adopción Internacional, una contradicción que no puede ser ocultada mediante un simple artificio legal o semántico. La Conferencia de La Haya no puede, sin ser inconsistente, fomentar por un lado, aquello a lo que con razón se opone por otro.

Por otra parte, la subrogación contradice muchas convenciones internacionales sobre la protección de los derechos humanos, por ejemplo, la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño y la Niña y la Convención sobre la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, como se demuestra en el estudio adjunto incluido.

La subrogación es la venta de un bebé, en el sentido que señala el Protocolo Adicional de la Convención sobre los Derechos de la Niña y el Niño. Este protocolo define la venta de niños/as de la siguiente manera:“La venta de niñas/os se entiende como todo acto o transacción en la cual un/a niño/a es transferido por una persona o grupo de personas a otra a cambio de remuneración o de cualquier otra consideración».

Este tipo de transacción es, precisamente, central en la maternidad subrogada, la cual se basa en la entrega del bebé por parte de la madre a los clientes, a cambio de una remuneración o “compensación”. Este pago se ha acordado previamente (incluso en aquellos países donde la subrogación comercial está oficialmente prohibida) en forma de una compensación de gastos vagamente definidos o por “pérdida de remuneración”. El objeto de este intercambio comercial no es sólo el embarazo o el parto, es el propio menor, cuya filiación materna se transfiere a los padres comitentes. Cualquiera de las formas en que se utilice el lenguaje para tapar artificialmente esta realidad, lo cierto es que ésta no se puede ocultarse.

También invitamos a los expertos, y más ampliamente los Estados miembro, a ver más allá de la aparente neutralidad de la terminología jurídica, y tomar conciencia de la extrema violencia de un sistema en el que las mujeres de las familias pobres o humildes, con el fin de cumplir con los contratos previamente acordados, renuncian no sólo a su facultad de tomar sus propias decisiones respecto a su salud (que ponen en peligro), sino también pierden toda posibilidad real de cambiar de opinión y de ser reconocidas como las madres de las criaturas que han llevado durante nueve meses y que han dado a luz. Y esto, ya sea debido a la filiación anticipada en aplicación de la ley o el contrato (como se hace en California), o debido a la preferencia que los tribunales otorgan a los padres comitentes, a pesar de las leyes que exigen oficialmente el consentimiento de la madre sustituta después del nacimiento (como es el caso en el Reino Unido). La subrogación es por tanto, no sólo un abandono planificado, sino en muchos casos un abandono forzado.  La madre,- la mujer que ha dado a luz al bebé-, no es más que un útero. Semejante toma de control de la vida y el cuerpo de un individuo no se había visto desde la abolición de la esclavitud.

Esto es algo que cada vez más países están comprendiendo: haber caído presos de este nuevo tráfico, y enfrentarse en sus propios territorios al horror de esta explotación de las pobres para el beneficio de los ricos occidentales, ha hecho que algunos países hayan decidido prohibir la subrogación incondicionalmente (Tailandia, para la subrogación comercial y Camboya), o al menos la han prohibido para los extranjeros (India, Nepal y México).

Es por ello que reiteramos nuestro llamado a los miembros del Grupo de Expertos de la Conferencia Internacional de La Haya, a quienes pedimos:

  1. Renunciar a trabajar en cualquier instrumento tendente a organizar la maternidad subrogada a nivel internacional o que favorezca el reconocimiento mutuo en este ámbito;
  2. Reconocer la necesidad de una Convención sobre la Abolición de Subrogación, similar a lo que se hizo contra la esclavitud y prácticas análogas a la esclavitud, de los convenios de 1926 y 1956, y recomendar a los Estados miembro de la Conferencia que avancen juntos en esta dirección en el marco de las Naciones Unidas, que es la organización pertinente a este respecto.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s