Camboya debe dejar de criminalizar a las mujeres explotadas con fines reproductivos en su nueva Ley.

Traducción de @anatrejopulido, Stop Vientres de Alquiler

Activistas por los derechos de las mujeres han instado al gobierno de Camboya a que la nueva legislación que se está redactando sobre la maternidad subrogada comercial no penalice a las mujeres, después de que el pasado mayo once mujeres explotadas reproductivamente que habían sido encarceladas, fueran puestas en libertad, tras aceptar criar a los bebés.

Cuando Tailandia prohibió en 2015 el alquiler de vientres con fines reproductivos, el negocio se trasladó a Camboya. Este país prohibió la práctica para extranjeros en 2016 y desde entonces, el gobierno camboyano ha estado trabajando para redactar una ley que erradique el comercio de mujeres con fines reproductivos y sus bebés. Sin embargo y a pesar de la prohibición, la práctica sigue ocurriendo de manera clandestina.

En los últimos años decenas de mujeres han sido acusadas por trata de personas, enfrentándose a penas de hasta 20 años de prisión. Para Chak Sopheap, jefa del Centro Camboyano de Derechos Humanos (CCHR, por sus siglas en inglés), esta situación debe cambiar bajo la nueva legislación.

Sopheap afirma que “la ley debería centrarse en los infractores y las agencias intermediarias, que a menudo son hombres, no en las mujeres embarazadas” y señaló que “existe una alta probabilidad de que estas mujeres sean coaccionadas o se vean obligadas a someterse a estas prácticas debido a su situación de pobreza”

Las madres contaron a la Fundación Thomson Reuters que les ofrecieron 10.000 dólares a cambio de gestar, parir y entregar a un bebé, lo que equivale a más de seis veces el salario anual medio, en un país donde un tercio de la población vive en la línea de pobreza.

Expertas en derechos de las mujeres señalan que las presiones familiares, a menudo provocadas por el endeudamiento excesivo de las familias, pueden empujar a las mujeres jóvenes a aceptar estos contratos de subrogación.

Foto: Decenas de madres sustitutas se enfrentan a penas de hasta 20 años de prisión por trata de personas. (Policía Nacional de Camboya)

Phalla ya tiene tres hijos: dos niñas gemelas de ocho años y un niño de cinco años.

Phalla conoció el alquiler de vientres a través de una compañera de la fábrica en la que trabaja.

Ella y otras mujeres contaron al períodico ABC que les insertaron el embrion en el Hospital Central de Phnom Penh, hecho que el personal del centro ha negado.

A finales de 2017, cuando Phalla aceptó ser madre de alquiler, los trabajadores de las fábricas textiles en Camboya ganaban un salario mínimo mensual de 153 dólares.

Por alquilar su vientre a estas mujeres normalmente se les prometen 10.000 dólares, es decir, cinco veces más que el salario anual.

Para Ros Sopheap, directora de la organización Género y Desarrollo para Camboya (CCHR) poner a las mujeres en una situación en la que se ven obligadas a criar a un hijo o a ir a la cárcel las deja sin opción y las obliga a ser madres, añadiendo que es un hecho que estas mujeres a menudo se ven obligadas a someterse a esta práctica por la necesidad económica, ya que ellas “siempre llevan la carga de la familia.”

Miranda Davies, editora del estudio ¿Bebés en Venta? – un libro sobre las implicaciones éticas de la maternidad subrogada comercial a nivel mundial – afirmó que la encricijada en la que habían sido puestas estas mujeres camboyanas, acorraladas para criar a los bebés gestados por encargo, no tiene precedentes.

La liberación bajo fianza el pasado mes de mayo de once madres de alquiler -algunas de las cuales parieron en prisión- sigue a la de 32 mujeres puestas en libertad en diciembre que estaban embarazadas para clientes chinos.

Todas estas mujeres han sido puestas en libertad con la condición de criar a los bebés, pero todavía se enfrentan a cargos de trata de personas y sentencias que podrían alcanzar los 20 años de prisión.

Chou Bun Eng, subdirectora del Comité Nacional para la Lucha contra la Trata, declaró a la Fundación Thomson Reuters que las mujeres “Acordaron no vender a los bebés, así que las pusimos en libertad, aunque siguen bajo la supervisión del juez, si venden a los bebés serán devueltas a la cárcel”.

Aunque no se han hecho públicos los detalles de la nueva ley y no hay un plazo para su introducción, Bun Eng indicó que en las mujeres serán tratadas, como mínimo, como cómplices criminales. Desde la visión de la subdirectora del Comité Nacional para la Lucha contra la Trata estas mujeres “cooperan con los traficantes, por lo que están involucradas en el crimen”.

Ros Sopheap, directora de la organización Género y Desarrollo para Camboya (CCHR), dijo que la maternidad subrogada debería ser prohibida en Camboya, al menos por ahora, ya que no se puede garantizar la seguridad de los procedimientos. En su opinión, es muy probable que la nueva legislación sea ineficaz en un mercado alimentado por la pobreza. Para Sopheap, “mientras haya demanda, las redes clandestinas seguirán funcionando”

El Centro Camboyano de Derechos Humanos (CCDH) ha pedido a Camboya que procese a las agencias de alquiler de vientres ilegales, en lugar de a las mujeres que reclutan y que viven en situaciones “precarias y arriesgadas”. “Al obligarles a criar a los bebés para evitar la cárcel, las autoridades camboyanas están revictimizando a un colectivo ya de por sí vulnerable”, declaró la directora ejecutiva de CCHR, Chak Sopheap.

El año pasado el Gobierno de Camboya expresó a las Naciones Unidas que la nueva ley “protegerá a las mujeres de la explotación y garantizará la protección de los derechos de todos los niños nacidos de madres de alquiler”.

Pero Sopheap, de CCHR, dijo que el gobierno aún no había aclarado cómo funcionarían estas protecciones, dejando en el limbo a quienes ya estaban involucradas en procesos de maternidad con fines de explotación reproductiva.

“Esta falta de claridad ha llevado a las madres a esconderse y a ocupar posiciones cada vez más peligrosas y precarias, por temor a que las autoridades no las tengan en cuenta”, dijo.

Fuentes: http://news.trust.org/item/20190517103309-tdnos y https://www.abc.net.au/news/2019-05-12/cambodian-surrogates-forced-to-be-mothers-or-face-prison-time/11086640

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s