Sobre los vientres de alquiler (o, en neolengua, gestación subrogada)

Por @Barbijaputa

Ninguna mujer puede llamarse a sí misma “libre” cuando no tiene el control sobre su propio cuerpo’. Margaret Sanger

No es difícil caer en las trampas del liberalismo, y más fácil aún es caer en su frase estrella: “Que cada uno haga lo que quiera”. Parece una expresión lógica, libre, legítima. Sin embargo, el mensaje que lleva implícito es el de: “Que los privilegiados hagan lo que quieran aprovechándose de que la gran parte del mundo no tiene opciones para elegir”.

Seguir leyendo.