Análisis crítico al concepto de gestación subrogada como técnica reproductiva incluido en el “Glosario de terminología en Técnicas de Reproducción Asistida de la OMS (2010)”

Autora: Inma Guillem integrante de Stop Vientres de Alquiler.

Leer en PDF AQUÍ.

Uno de los pilares argumentativos de las personas que defienden los vientres de alquiler es la definición e inclusión de esta práctica en los TRHA (Tratamientos de Reproducción Asistida Humana) por parte de la OMS (Organización Mundial de la Salud). Dicha definición viene recogida en el “Glosario de terminología en Técnicas de Reproducción Asistida (TRA)”[1], cuya versión fue revisada en el año 2010 y la dirigieron miembros de ICMART y OMS en colaboración con las principales organizaciones médicas de salud reproductiva nombradas en el mismo glosario.

En este artículo vamos a realizar un riguroso análisis de este glosario, pero hemos de advertir en primer lugar que la OMS declara que dicho glosario “no es una publicación de la OMS”, aunque el comité que lo elabora efectúe consultas con algunos de sus expertos.[2]

Para iniciar este análisis vamos a definir correctamente el concepto de glosario, conceptualizado por la RAE como: Catálogo de palabras de una misma disciplina, de un mismo campo de estudio, de una misma obra, etc., definidas o comentadas.

El objetivo del Glosario es disponer de una nomenclatura estándar para facilitar la comparación de los procedimientos entre los distintos países y regiones. El uso de los mismos términos con el mismo significado en todos los países permite la investigación multinacional y el seguimiento de la eficacia, seguridad y calidad de los procedimientos.

Todos los términos recogidos en dicho glosario, podrán ser actualizados para controlar la eficacia de estas técnicas.

Se trata, pues, de un documento que incluye un compendio estandarizado de definiciones que no aborda cuestiones relacionadas con la salud de las personas implicadas en los tratamientos de reproducción asistida. El mismo glosario señala que NO incluye medidas específicas de éxito que podrían llevar a consideraciones variadas respecto del bienestar de bebés, madres y padres, ni donantes de gametos. Una manera de preaviso, indicativo de la misoginia que vendrá a continuación.

La metodología utilizada para revisar este glosario se fundamenta en reuniones de tres grupos de trabajo integrados por setenta y dos profesionales clínicos, científicos (básicos y sociales) y epidemiólogos. Estas reuniones tuvieron lugar en la sede de la OMS en el año 2008 y en ellas se consensuaron los 87 términos que lo componen.

¿Qué sabemos de la metodología de trabajo y de las personas que participaron en él?

  1. Sabemos los nombres de los profesionales que coordinaron cada grupo de trabajo:
  • Clínica: David Adamson, Thomas D’Hooghe, Osamu Ishihara, y Fernando Zegers-Hochschild.
  • Laboratorio: Trevor Cooper, Outi Hovatta, Arne Sunde, y Alan Trounson.
  • Resultados: Maryse Bonduelle, Jacques de Mouzon, Orvar Finnstr om €, y Hassan Sallam.
  1. Observamos que apenas hay mujeres coordinando estos grupos. Impensable es que la OMS hubiera considerado la necesidad de incluir asociaciones de madres, matronas, ginecólogas, psiquiatras infantiles, etc.
  2. Y sabemos que hubo “un debate profundo seguido de discusiones informales durante una semana, en relación a las definiciones nuevas y existentes.”

¿Quiénes fueron el resto de participante en estos grupos de trabajo?, ¿qué debates surgieron? ¿qué líneas de discusión siguieron?, ¿qué opiniones se descartaron? ¿cómo se llegó al consenso?

Para ser una organización internacional tan influyente, la transparencia de su actuación deja mucho que desear, ya que en este documento no se indica ni el nombre de todas las personas que intervinieron, ni se explica el contenido de los debates que tuvieron lugar para definir los términos que integran el glosario; y por supuesto no se aclara, y éste es el tema que nos interesa particularmente, todo el proceso que llevó a calificar los vientres de alquiler como una TRA.

En el apartado Terminología del Glosario se definen diversos términos asociados a la fecundación artificial, entre ellos el de las TRA:

Técnicas de Reproducción Asistida (TRA): todos los tratamientos o procedimientos que incluyen la manipulación tanto de ovocitos como de espermatozoides o embriones humanos para el establecimiento de un embarazo. Esto incluye, pero no está limitado sólo a, la fecundación in vitro y la transferencia de embriones, la transferencia intratubárica de gametos, la transferencia intratubárica de cigotos, la transferencia intratubárica de embriones, la criopreservación de ovocitos y embriones, la donación de ovocitos y embriones, y el útero surrogado. TRA no incluye inseminación asistida (inseminación artificial) usando espermatozoides ni de la pareja ni de un donante.

Veamos en qué consisten algunas de estas técnicas:

  • La transferencia de embriones consiste en la introducción del embrión o embriones procedentes de la Fecundación in Vitro (FIV) en el interior del útero, con el objetivo de que, una vez depositados allí, se produzca la implantación, favoreciendo así el embarazo.
  • La criopreservación de ovocitos y embriones es un método a través del cual se congelan células o tejidos a temperaturas muy bajas, para poder mantenerlos en buenas condiciones para su posterior uso. En embriología se utiliza esta técnica para la congelación de ovocitos o de los mismos embriones.
  • Útero subrogado: en esta “técnica” denominada gestación de sustitución o maternidad subrogada, una mujer acepta que se le transfiera a su útero un embrión que procede de una fecundación in vitro (FIV) de otra persona o pareja, llevar ese embarazo a término y entregar al recién nacido después del parto, en sustitución de esa persona o pareja, que serán los padres.

Si, al leer esta definición, no percibe la instrumentalización del cuerpo de las mujeres que conlleva el “útero subrogado”, transformando a la mujer en mera incubadora, debería reflexionar por qué.

Queremos señalar que la inclusión de útero subrogado como una TRA más, pasa casi desapercibida entre un batiburrillo de técnicas, a pesar de la polémica que gira alrededor de un gran debate social que se está generando y su implicación en la vida de las mujeres. Polémica reconocida en el mismo documento.

También nos sorprende que mentes brillantes que se presupone que son estas personas científicas e investigadoras, eruditas en estas prácticas, se olviden de que un embarazo es un proceso vital y no aprendido, y tal y como afirma Beatriz Gimeno, si el embarazo subrogado es una técnica, todos los embarazos lo son.

Pero, ¿es un embarazo realmente una técnica?

La palabra técnica proviene de téchne, un vocablo de raíz griega que se ha traducido al español como “arte” o “ciencia”. Esta noción sirve para describir a un tipo de acciones regidas por normas o un cierto protocolo que tiene el propósito de arribar a un resultado específico, tanto a nivel científico como tecnológico, artístico o de cualquier otro campo. En otras palabras, una técnica es un conjunto de procedimientos reglamentados y pautas que se utiliza como medio para llegar a un cierto fin. Por lo tanto, una técnica se aprende y puede ser llevada por cualquier persona entrenada independientemente de su edad o biología ya que son métodos de aprendizaje y destreza. Atendiendo a esta definición, es tan absurdo pensar que un embarazo es una técnica como pensar que lo es un proceso digestivo normal.

En el Dosier “No es una Técnica[3], Ana Trejo Pulido explica claramente por qué los vientres de alquiler no son una TRA.

En nuestra investigación encontramos que en el sitio web de la OMS “Gender and Genetics”[4] del Genome Resource Centre, se afirma:

“Las estimaciones globales de infertilidad oscilan entre el 8 y el 12% de las parejas con mujeres en edad fértil, que afectan a entre 50 y 80 millones de personas (…) Las tecnologías de reproducción asistida (ART) incluyen la fertilización in vitro (FIV) y la transferencia de embriones (ET), la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), la estimulación ovárica con gonadotropinas exógenas, la laparoscopia quirúrgica y la maternidad subrogada. Tales procedimientos son a menudo invasivos y no exentos de riesgos. Las ART se incluyen en el debate sobre género y genética porque la infertilidad puede tener una base genética, porque estas técnicas respaldan la importancia del linaje genético y porque estos procedimientos afectaran predominantemente a las mujeres”.

Esta afirmación nos deja un poco perplejas ya que la OMS se define como una organización cuyo objetivo es “construir un futuro mejor y más saludable para las personas de todo el mundo”. A través de las oficinas que la OMS tiene en más de 150 países, (nuestro personal) “se trabaja junto con los gobiernos y otros asociados para que todas las personas gocen del grado máximo de salud que se pueda lograr”.

Construir un futuro más saludable y alcanzar el grado máximo de salud es bastante complicado si se disfrazan prácticas invasivas y peligrosas para la salud de las mujeres como técnicas normalizadas y se le da poder y argumentos al lobby reproductivo para que tenga una base sólida donde agarrarse, mientras se vulneran Derechos Fundamentales de mujeres vulnerables y criaturas, madres e hijas/os alrededor del mundo.

¿Qué sabemos de las personas que coordinaron los grupos de trabajo?

Investigando a los responsables de los grupos de trabajo, también nos asombra que ninguna de las caras visibles que firman este documento (recordemos que solo conocemos 16 de los 72 nombres) tenga una relación directa con clínicas que utilicen esta práctica o que la realicen asiduamente.

Ragaa Mansour, trabaja en la Egyptian Ivf Center una clínica de tratamientos contra la infertilidad que curiosamente no utiliza los vientres de alquiler. Nos resulta curioso porque a pesar de que todas las personas que coordinan estos grupos de trabajo son expertas en TRHA y ellas mismas reconocen los vientres de alquiler como una TRA, parece ser que no la practican, o no quieren ser señalados por evitar un conflicto de intereses, que cuestionaría su imparcialidad en la elaboración del glosario y dada la polémica social que provoca esta práctica. Un poco extraño, ¿no les parece?

Web de la clínica donde trabaja Mansour: https://www.egyptianivfcenter.com/

Fernando Zegers, cirujano, consejero, maestro emérito, toda una eminencia en el campo de las TRA, tiene en vista un proyecto de acercamiento de las TRA a toda la población chilena, independientemente de su posición económica y situación geográfica. Un proyecto muy ambicioso que nos lleva a preguntarnos si Zegers piensa ofertar los vientres de alquiler en su plan “democratizador” de las TRA

En uno de sus muchos artículos[5], Zegers afirma:

“Los óvulos donados provienen de mujeres que se efectúan técnicas de FIV y producen un número mayor de óvulos que los que pueden utilizar en ese procedimiento, accediendo mediante consentimiento informado y escrito a donar sus óvulos remanentes. La donación de gametos es un genuino acto de bondad, de entregar algo de sí, sin esperar agradecimientos y con el sólo objeto de permitir que un hombre y una mujer que nunca conocerá pueden querer como padre y madre constituyendo así una nueva familia”

Este argumento de la mujer bondadosa, abnegada sacrificada por la felicidad de desconocidos, destila machismo por los cuatro costados y es uno de los argumentos estrella de los compradores y compradoras de bebés para justificar esta práctica. La mujer presentada no como un fin en sí misma, sino como una mera sirvienta complaciente al servicio de los caprichos ajenos.

Estos individuos justifican sus acciones indicando que son las madres gestantes las que desean parir para ellos, porque su bondad y generosidad las empuja a sacrificar su salud y bienestar para que personas desconocidas sean felices. Un argumento de ciencia-ficción, ya que pareciera que existen mujeres buscando a quien regalarle un bebé, cuando la realidad es que son ellos quienes las eligen por catálogo.

“La pareja que recibe ha aceptado que amará como hijo a un niño que no comparte su pasado genético y al que sólo lo une la voluntad de amar, (…) el proceso de adoptar un gameto requiere de la misma humildad y renuncia y pasa por el mismo dolor y alegría que al adoptar un niño ya nacido”. (…)Los legisladores se verán enfrentados a la disyuntiva de legislar en favor de la genética o en favor de la maternidad y paternidad. Lo que sustenta la familia no es una secuencia interminable de genes. La familia humana está constituida por padres madres hijos nietos etc. que expresan la voluntad de asumir dichos roles”.

En este párrafo Zegers cuestiona la afirmación de que la genética te otorga per se el rol de padre o madre en cuanto a la donación de gametos. Sin embargo, en el proceso de un vientre de alquiler, es precisamente esa genética lo que (según ellos y ellas) otorga el rol de padre o madre a la persona que alquila un útero. Suponiendo, que ambos métodos son TRA parece una incoherencia afirmar lo mismo y lo contrario dependiendo del tratamiento al que nos estamos refiriendo.

Respecto al proyecto que está realizando para acercar las TRA a toda la ciudadanía chilena, independientemente de su situación económica o geográfica, en esta entrevista, al ser preguntado si ofrecerá tratamientos a parejas homosexuales, responde:

“Por supuesto. Las guías ministeriales establecen que quienes tienen acceso a tratamientos de fertilidad son personas que sufren de infertilidad y otras formas de discapacidad reproductiva, como una pareja de lesbianas -que por ser ambas mujeres no pueden reproducirse entre ellas- o alguien con una disfunción eréctil severa, por ejemplo”.[6]

¿A que se refiere Zegers cuando habla de personas con otras formas de discapacidad reproductiva? ¿A hombres solteros o parejas gays? ¿Evita nombrarlos específicamente porque sabe que la única forma que tienen de ver cumplido el deseo de ser padres es mediante un vientre de alquiler y quiere evitar la polémica?, ¿tiene una pareja de lesbianas una discapacidad según este señor? Desde luego que no, y sin duda, no se puede comparar la donación de esperma a la maternidad subrogada. En el primer caso, la salud física, emocional y social del donante no se comprometen en absoluto, en cambio, esto es precisamente lo que se daña en el caso de la maternidad subrogada, que es un procedimiento muy agresivo que se realiza en una mujer sana.

No obstante, en esta entrevista realizada por el periodista Daniel Matamala para el programa 360 de la televisión chilena[7], Zegers habla sobre la noticia de una pareja de chilenos que fueron a comprar una criatura a Perú y acabaron encarcelados[8].

En esta entrevista, Zegers (recordemos que uno de los cargos que ostenta es de Director de Ética y Políticas Reproductivas Humanas), realiza varias afirmaciones que demuestran que, a pesar de ser un hombre brillante, es incapaz de explicar de una forma coherente y clara por qué considera los vientres de alquiler una TRA.

En primer lugar, asegura que los vientres de alquiler no pueden ser denominados como maternidad, ya que la persona que cede su útero (mujer) no desea ser madre, y lo dice con una tranquilidad pasmosa, aunque en la legislación chilena, al igual que la española, madre es la que pare.

¿Realmente es tan frecuente encontrar una mujer que no quiera ser madre y que desee pasar un embarazo y un parto?, ¿ha analizado este señor las causas que la pueden empujar a hacerlo? Siendo un renombrado investigador, para nuestra sorpresa, no debe conocer que lo que define el embarazo es precisamente todo lo que tiene que ver con el vínculo materno-fetal, que tiene un origen biológico y que se produce tanto a nivel celular como afectivo como explica la Dra. Miriam Al Adib en esta entrevista que le hicimos desde Stop Vientres de Alquiler[9].

“En el caso particular del embarazo y el parto se banalizan aspectos muy relevantes para la salud del bebé y de la madre como es todo lo relativo al vínculo.  Detrás de un parto no sólo hay un bebé que nace de su madre y ya está, sino que hay todo un proceso neuroendocrino detrás, donde una serie de hormonas y neurotransmisores orquestan el proceso para que todo esté perfectamente diseñado para que se produzca ese vínculo.”

¿Qué sucede con estas madres y sus criaturas?, ¿está asumiendo este señor que una mujer que NO desea ser madre es sometida a procedimientos invasivos y a un embarazo y parto que puede poner en riesgo su propia salud cuando no está médicamente justificado? Se olvida este señor del juramento hipocrático “Primum non nocere “(Primero no hacer daño).

La doctora Vivette Glover, psiobióloga perinatal del Imperial College London, en una entrevista realizada para el programa televisivo Redes de Eduard Punset[10], afirma:

“Hoy en día existen muchas pruebas, muchas investigaciones que demuestran que el modo en que el bebé se desarrolla en el útero afecta al niño durante toda la vida. Y la manera en que el bebé se desarrolla en la matriz depende del estado de la madre, de su alimentación y de sus emociones.”

Zegers nos quiere hacer creer que la disociación que sufren estas madres adiestradas para no sentir apego hacia su criatura, no les afecta, pero, ¿conoce sus consecuencias?

En la misma entrevista realizada por Eduard Punset, Glover afirma:

“Lo sabíamos desde Freud: Freud escribió sobre ello, sobre el primer entorno, sobre la primera etapa de la maternidad, sobre sus potenciales efectos a largo plazo en la psicología del niño, pero ahora nos hemos dado cuenta de que sencillamente no empieza en el nacimiento sino en el útero materno.”

Volviendo a la entrevista de Zegers, poco a poco, sus argumentos se van enredando hasta lo esperpéntico. Asegura que la compensación económica no es antagonismo del altruismo, declarando que también hay compensación para las donantes de óvulos. En nuestro Código Civil (art. 1271) y en otras legislaciones estatales e internacionales, se manifiesta que ni el cuerpo ni sus partes pueden ser objeto de lucro o comercio, por eso se habla siempre de “donación” de óvulos cuando realmente es una venta encubierta. Sin embargo Zegers obvia todo esto y asegura que el mismo es altruista aunque cobre por su trabajo (¿?). Ignoramos si entiende el concepto de altruismo y si realmente él realizaría su trabajo gratis y solo aceptando una compensación por dietas y material clínico.

Zegers declara que una buena legislación podría evitar abusos cuando esta práctica es un abuso en sí misma y legislar solo va a normalizar, aumentar la demanda y por ende la explotación. Luego habla de los países donde sí es legal esta práctica asegurando que, en Reino Unido, estas familias crían a sus hijos e hijas casi en tribu y en Canadá y EEUU existe una buena regularización.

Sabemos que en Reino Unido, ya se está planteando cambiar la legislación porque no hay inglesas altruistas que quieran regalar a sus bebés y en Canadá existe una propuesta legislativa para retribuir a las madres gestantes[11].

Los débiles argumentos de Zegers caen como un castillo de naipes.

Tras leer esta serie de despropósitos, nos entristece la banalización que se hace de la maternidad, como si las mujeres no fueran seres sintientes y no tuvieran emociones, como si gestar y parir fuera un simple trabajo, una transacción comercial y no dar vida a un ser humano.

David Adamson, es uno de los pioneros y expertos en fertilidad reconocido en todo el mundo. David Adamson, MD, fundó Advanced Reproductive Care ™, Inc. (ARC®) en 1997. El Dr. Adamson es profesor clínico, ACF, en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford y está reconocido como “uno de los mejores médicos del país para mujeres”. Fue presidente de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM, por sus siglas en inglés) y ex miembro de la junta directiva de National Resolve, la organización sin fines de lucro líder para pacientes.

Adamson propone el cambio de definición de infertilidad, de manera que no limite el concepto a aquellas personas con un problema médico para concebir, sino que incluya también a las personas solteras o no, que quieran tener hijos, pero no puedan por sus circunstancias personales. De esta manera pretenden modificar un estándar global para proporcionar a cada individuo el «derecho a la reproducción» y lo explica así:

“La definición de infertilidad está ahora escrita de modo que incluye los derechos de todos los individuos para tener una familia, incluyendo a hombres solteros, mujeres solteras, hombres gay y mujeres gay. Traza una línea para dejar claro que un individuo tiene el derecho de reproducirse tenga o no un compañero sexual. Es un cambio enorme”[12].

Obviamente este cambio alentaría a muchos países a legalizar la maternidad subrogada. Si existe “derecho a la reproducción”, tiene que haber alguna manera de satisfacer ese “derecho”. Así lo explica Jonathan Montgomery, profesor de Derecho al Cuidado de la Salud de la Universidad College de Londres: “El deseo de tener niños de las parejas homosexuales será considerado un derecho y habría que articularlo a través de gestantes sustitutas comerciales”

La actual definición de infertilidad de la OMS es la siguiente: “Una enfermedad del sistema reproductivo definida por la imposibilidad de lograr un embarazo clínico después de 12 meses o más de las relaciones sexuales sin protección regular“.

Estas declaraciones vienen recogidas en este artículo publicado por The Telegraph[13]:

Aunque en 2016 hubo presiones para que la OMS adaptase la definición más amplia, finalmente se desmintió que tuviera esa intención. En este artículo además se desmarca[14] del glosario como una publicación de la OMS: “La confusión parece originarse de declaraciones en torno a los trabajos en curso del Comité Internacional de Seguimiento de las Tecnologías de Reproducción Asistida (ICMART) sobre su glosario de definiciones para infertilidad y los cuidados de fertilidad”, indicó la OMS.

Como señalamos al inicio de este documento, la organización sanitaria mundial aclaró que ese glosario “no es una publicación de la OMS”, aunque el comité que lo elabora efectúe consultas con algunos de sus expertos.

La OMS y la presión de los lobbies.

La falta de transparencia, claridad y conflicto de intereses y presiones de la industria no es nueva ya ha traído consecuencias para la OMS.

En julio del año 2000 se publicó el “Informe del Comité de Expertos sobre documentos de la industria del tabaco”[15] donde se muestran las pruebas procedentes de documentos de la industria del tabaco que “revelan que empresas tabacaleras han actuado durante muchos años con el deliberado propósito de minar los esfuerzos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su lucha contra el consumo de tabaco. Este intento de subversión ha sido minucioso, bien financiado, sutil y, de ordinario, invisible”.

Entre esas estrategias se encontraban los sobornos a personal de la OMS y las Naciones Unidas:

“En una de sus estrategias más destacadas para influir sobre las actividades de lucha antitabáquica de la OMS, empresas tabacaleras establecieron y mantuvieron relaciones con personal actual o anterior de la Organización, así como con consultores y asesores. En algunos casos, empresas tabacaleras contrataron u ofrecieron empleo a futuro a antiguos funcionarios de la OMS o de las Naciones Unidas con el fin de obtener contactos valiosos en el seno de esas organizaciones que pudieran ayudarles en su objetivo de influir sobre las actividades de la OMS. Todavía más preocupante es el hecho de que, en algunos casos, empresas tabacaleras colocaron a sus propios consultores en puestos de la OMS, pagándoles por favorecer sus objetivos mientras trabajaban para la OMS.”

También la manipulación del debate científico:

(…) Entre las estrategias y tácticas de empresas tabacaleras figuraba la manipulación del debate científico público acerca de los efectos del tabaco sobre la salud. Empresas tabacaleras financiaron en secreto a expertos independientes para realizar investigaciones, publicar trabajos, intervenir en conferencias, presionar a los investigadores científicos de la OMS con la intención de influir en los resultados de los estudios, desacreditarlos o tergiversarlos. Su propio programa se promocionaba mediante simposios financiados por empresas tabacaleras, investigaciones para contrarrestar aquellas otras cuyas conclusiones eran desfavorables para el tabaco y coaliciones científicas creadas específicamente para criticar estudios utilizados de legislación antitabáquica. El resultado más notable de esa estrategia fue la tergiversación del estudio de 1998 sobre humo de tabaco en el ambiente (HTA) realizado por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el cáncer (CIIC). La tergiversación por parte de las empresas tabacaleras de los resultados de esos estudios sigue hoy determinando la opinión pública y las políticas en torno a los efectos del humo del tabaco en el ambiente”.

Estas prácticas no son nuevas. La industria del azúcar[16], entre otras, también ha desarrollado estrategias similares. Y nos inclinamos a pensar que la propia industria tecnoreproductiva emplea prácticas similares, especialmente en el caso de la legitimación del alquiler de vientres como una TRA.

La OMS reconoce que parte de su financiación es través de donantes privados tal como pública en su página web[17] donde vemos donaciones multimillonarios como Bill Gates (Microsoft) y otras de varias empresas de la industria farmacéutica (el ranking de esas donaciones de las farmacéuticas lo encabeza GSK, dio 7.769.202 dólares, le siguen Novartis con 6.992.742 dólares y Sanofi, que aportó 6.158.152 dólares, pero no solo se cuelan las grandes multinacionales, también otras compañías más desconocidas como Labiofam, el laboratorio más importante de Cuba)[18]. Dicha financiación privada podría hacer perder independencia a la OMS.

Fuente: https://www.who.int/about/es/

 

Fuente: https://www.who.int/about/finances-accountability/es/

 

Volviendo al Glosario de TRA.

Otra cuestión que nos planteamos es la puntualización que hacen en el mismo glosario de que los términos podrán redefinirse y actualizarse. Recordamos que hace alrededor de treinta años la OMS tuvo que retractarse de su consideración de la homosexualidad como una enfermedad mental[19], algo impensable en la actualidad, y el año pasado también dejó de considerar la transexualidad como otra enfermedad mental[20].

En este interesante artículo, Última revisión del DSM (DSM, acrónimo en inglés que significa Manual Diagnóstico de los Trastornos mentales) de la Asociación Americana de Psiquiatría[21] se explica cómo ha sido la evolución del proceso que ha llevado a dejar de considerarse la homosexualidad como una enfermedad mental:

“Para comprender el factor de contexto histórico y social tenemos que echar la vista atrás y analizar los diferentes trastornos mentales que aparecían en las primeras ediciones de DSM. En épocas pasadas las personas homosexuales eran perseguidas y castigadas, no obstante a mediados de siglos esta tendencia cambió y se incluyó en la primera edición de los trastornos mentales del DSM[1]. Los homosexuales ya no debían ser castigados, debían ser medicados. Conforme iban sucediéndose las ediciones, la consideración de la homosexualidad como trastorno mental se iba suavizando, y pasó de ser un trastorno de personalidad a un trastorno psicosexual, hasta que en la cuarta edición se hace referencia al trastorno pero sin usar el término homosexualidad. Finalmente, en el DSM-V la homosexualidad deja de ser considerada un trastorno mental, y sólo se hace referencia a ella en la categoría denominada “Blanco (percibido) de discriminación adversa o persecución” que se aplica (entre otras), cuando una persona homosexual siente que está siendo discriminada por su orientación sexual.

Este ejemplo ilustra perfectamente cómo las circunstancias históricas y los estereotipos culturales han ido dando forma a las diferentes ediciones del DSM.

Nos preguntamos, ¿pueden estar los miembros de la OMS ante otro conflicto de intereses y soborno por parte del lobby de los vientres de alquiler?

En el mismo artículo podemos leer:

“Por otra parte, siempre se ha cuestionado el conflicto de intereses de los investigadores que elaboran el DSM. Un estudio de la Universidad de Massachusetts (USA) estudió las relaciones financieras entre miembros del equipo de trabajo de DSM y la industria farmacéutica, y encontró que de los 170 miembros del panel DSM, 95 tuvieron una o más relaciones financieras con la industria farmacéutica. Además, el 100% de los miembros que componían el panel de “Esquizofrenia y otros trastornos psicóticos” y “Trastornos del estado de ánimo” tenían relaciones financieras con la industria. Los principales vínculos financieros entre miembros del equipo de trabajo del DSM y las farmacéuticas fueron los fondos de investigación (42%), consultorías (22%) y conferencias (16%). Por tanto, cabe preguntarse si este nuevo DSM-V es realmente un manual empírico basado en la investigación o una carta de presentación de las farmacéuticas basado en intereses económicos”

¿Qué intereses económicos podría haber detrás?

Los millones de dólares que mueve el negocio de los vientres de alquiler evidencia el gran interés de la industria por definir esta práctica como una TRHA con el objetivo de influir en la opinión pública disfrazando lo que realmente es, un negocio multimillonario de más de 6.000 millones de euros que se sustenta en la explotación reproductiva y comercio de bebés, como afirma Ana Trejo Pulido en el Dosier: Las madres en la “gestación subrogada”[22]

 

Fuente: Dosier: Las madres en la “gestación subrogada”. Ana Trejo Pulido

 

Conclusión.

Sabemos que la OMS ha tenido que revisar y rectificar su terminología en relación a lo que consideraba enfermedades mentales como la homosexualidad y la transexualidad. Las definiciones sobre salud, enfermedad, fertilidad, infertilidad, etc. son construidas social y culturalmente. Con lo cual toda terminología es susceptible de ser modificada.

Sabemos que es una entidad financiada con activos privados, lo que le resta independencia y la coloca en un posible conflicto de interés que pueda ponerle en situación de tener que devolver favores.

Sabemos que en este glosario se han definido los vientres de alquiler como una TRA sin conocer, ni tener la oportunidad de revisar el proceso por el cual se llegó a este consenso.

Y también sabemos que la OMS se desmarca de este glosario y niega que vaya a cambiar la definición de infertilidad. Si esto es cierto y la OMS no publicó ni participó en dicho Glosario, le exigimos que lo retire de su web oficial y que el IMARCT[23] se retracte en su página web.

Si no es cierto y es otro nuevo lavado de cara, concluimos este análisis puntualizando que, aparentemente, desde la OMS, se considera los vientres de alquiler como una TRA, sin tener en cuenta las consecuencias para las mujeres, la instrumentalización y cosificación de nuestros cuerpos y capacidades reproductivas.

No sabemos nada de las personas que llegaron a ese consenso, salvo los nombres de los coordinadores y coordinadoras de los grupos de trabajo, no conocemos cómo evolucionó el proceso de definición de los conceptos, ni los debates, ni las líneas argumentativas, ni las posturas de los diversos integrantes de la revisión de esta terminología. Tampoco sabemos en qué se basaron para determinar que un vientre de alquiler sea una TRA.

Entre todos estos cuestionamientos la única cosa cierta es que la maternidad se define y es obligatoria en relación a lo que el sistema necesite: sagrada, abnegada, natural, coercitiva etc. y podemos desnaturalizarla para convertirla en un negocio, incluso en un trabajo, negando las consecuencias físicas y emocionales que tienen un embarazo en la vida de una mujer. Desaparecer a las madres y convertir la maternidad en nada, es un claro objetivo del proxenetismo reproductivo, que ve en esta práctica un negocio al alza y no podemos consentir que una institución como la OMS, lo avale.

Por lo tanto, instamos al Movimiento Feminista y los Movimientos sociales por los DDHH Fundamentales de las personas, a pedir una aclaración firme y clara a los autores y autoras del este glosario, a la OMS en general y al ICMART, sobre el proceso de revisión de este glosario y sus conclusiones.

Que ambos movimientos, exigan una razonamiento firme y transparente por el cual, cataloga y define a los vientres de alquiler como una TRA más, sin tener en cuenta las consecuencias sobre la salud física, psíquica, emocional y social para miles de mujeres.

Que se argumente los motivos por los que se define como una TRA, un procedimiento que no es tal, sino un acto de violencia y explotación reproductiva que instrumentaliza, a través de las TRA (eso sí), a las mujeres convirtiéndolas en la incubadora que se necesita para que una criatura venga al mundo para ser vendida, como un objeto de consumo, a terceras personas.

Un proceso poco ético que afecta, principalmente, la salud y el bienestar de mujeres muy vulnerables del sur global y al concepto de democracia e igualdad social.


Agradecimientos a mis compañeras Vanesa Rodríguez y Ana Trejo Pulido por sus aportaciones y revisión de este artículo.


Referencias

[1] Glosario de terminología en Técnicas de Reproducción Asistida (TRA). Versión revisada y preparada por el International Committee for Monitoring Assisted Reproductive Technology (ICMART) y la Organización Mundial de la Salud (OMS): https://www.who.int/reproductivehealth/publications/infertility/art_terminology2/es/

[2] OMS desmiente vaya a modificar definición de infertilidad como discapacidad http://www.la-razon.com/sociedad/asi_va_la_vida/Salud-OMS-desmiente-modifocacion-definicion-infertilidad-discapacidad_0_2592940720.html

[3] No es una Técnica. Ana Trejo Pulido. Stop Vientres de Alquiler: https://stopvientresdealquiler.wordpress.com/no-es-una-tecnica/

[4] Traducción propia: Gender and Genetics: https://www.who.int/genomics/gender/en/index6.html

[5] Maternidad, paternidad y progenitura.

http://www.uchile.cl/portal/investigacion/centro-interdisciplinario-de-estudios-en-bioetica/publicaciones/76970/consideraciones-e-implicancias-de-la-reproduccion-asistida-en-chile

[6] La segunda vida del doctor Fernando Zegers https://www.latercera.com/tendencias/noticia/la-segunda-vida-del-doctor-fernando-zegers/302530/

[7] Fernando Zegers sobre falta de normativa para vientres de alquiler: “Cuando uno va a legislar esto puede ser regulado de alguna manera”

https://www.cnnchile.com/lodijeronencnn/fernando-zegers-sobre-falta-de-normativa-para-vientres-de-alquiler-cuando-uno-va-a-legislar-esto-puede-ser-regulado-de-alguna-manera_20180911/

[8] https://www.20minutos.es/noticia/3429072/0/prision-preventiva-pareja-chilena-presunto-delito-trata-personas-vientres-alquiler/)

[9] Entrevista a Miriam Al Adib: “Si profundizamos un poco en cómo la naturaleza va sincronizando a la madre y al bebé durante el embarazo preparándolos para el vínculo, entenderemos por qué la mujer que gesta realmente es la madre del bebé.”: https://stopvientresdealquiler.wordpress.com/2018/03/09/entrevista-a-miriam-al-adib-si-profundizamos-un-poco-en-como-la-naturaleza-va-sincronizando-a-la-madre-y-al-bebe-durante-el-embarazo-preparandolos-para-el-vinculo-entenderemos-por-que-la-mu/

[10] Educación emocional desde el útero materno.

http://www.rtve.es/television/20120229/educacion-emocional-desde-utero-materno/502667.shtml

[11]El altruismo en la gestación subrogada: los casos de Canadá y Reino Unido https://www.elboletin.com/noticia/151264/nacional/el-altruismo-en-la-gestacion-subrogada:-los-casos-de-canada-y-reino-unido.html

[12] Ser soltera ahora es considerada una discapacidad, afirma la OMS https://wapa.pe/entretenimiento/1453393-soltera-discapacidad-organizacion-mundial-salud-oms

[13]Single men will get the right to start a family under new definition of infertility https://www.telegraph.co.uk/news/2016/10/19/single-men-will-get-the-right-to-start-a-family-under-new-defini/

[14] La Organización Mundial de la Salud desmiente que vaya a modificar la definición de infertilidad como discapacidad

https://www.antena3.com/noticias/salud/organizacion-mundial-salud-desmiente-que-vaya-modificar-definicion-infertilidad-como-discapacidad_201611015818f44d0cf2d6cc9cc87608.html

 

[15] Estrategias de empresas tabacaleras para socavar las actividades de lucha antitabáquica de la Organización Mundial de la Salud https://www.who.int/tobacco/resources/publications/general/en/inquiry_sp.pdf

[16] La industria del azúcar lleva décadas manipulando la ciencia: https://elpais.com/elpais/2017/11/22/ciencia/1511374173_530869.html

[17] WHO Programmatic and Financial Reports https://www.who.int/about/finances-accountability/reports/en/?fbclid=IwAR0sEUWY_MavuWw1iqyTcOl2GEMTozOawC4mbKOcca8-upFsqrrBrNc6A7U

[18] La OMS recibió 90 millones de dólares en donaciones de grandes farmacéuticas https://cadenaser.com/ser/2016/06/13/sociedad/1465814899_603885.html

[19] La homosexualidad dejó de ser considerada por la OMS como una enfermedad mental hoy hace 2 años.

https://www.publico.es/politica/homosexualidad-dejo-considerada-oms-enfermedad.html

[20] La OMs deja de considerar la transexualidad una enfermedad mental.

https://www.eldiario.es/sociedad/OMS-considerar-transexualidad-enfermedad-incongruencia_0_783572396.html

[21] “Última revisión del DSM de la Asociación Americana de Psiquiatría”:

https://www.elsevier.com/es-es/connect/actualidad-sanitaria/Ultima-revision-del-dsm-de-la-asociacion-americana-de-psiquiatria?fbclid=IwAR3Ma2IaDh8kErE5ZxX8cG2VnV5ddv3qUqV3MzEwHcoRDmSG6H18jxfWvOE

[22] Dosier: Las madres en la “gestación subrogada”. Ana Trejo Pulido: https://stopvientresdealquiler.wordpress.com/las-madres/

[23] http://www.icmartivf.org/?fbclid=IwAR2pPair_I2qJ7GZpts-Ws8e86fdF-yzqLpGVwEttQL1VkNjv6ldPNmBu18

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s